IMAGEN, TRADICIÓN Y DEVOCIÓN

UNA MIRADA A LA SEMANA SANTA EN CHACAO

Carlos Eduardo Ramírez, fotografías
Marielena Mestas Pérez, investigación y entrevistas


En estos tiempos no deja de ser sorprendente escuchar a ancianos o niños repetir, con énfasis, frases como “… esto lo aprendí de mis padres y ellos de mis abuelos. Para nosotros es muy importante la tradición”; o también “… Subí a buscar las palmas en el nombre de Jesús. . Todo se hace por la fe y por la tradición”. Testimonios como los anteriores se reiteran con frecuencia en Chacao, municipio de la Gran Caracas. Son parte de la cotidianidad en medio de los preparativos que distinguen la Semana Santa de esa localidad. Y es que antepasados, identidad, fe, tradición, enseñanzas y memoria son términos afines que circundan la vida del habitante de Chacao.


En un país donde la historia corre severos peligros y donde las costumbres suelen ser puestas de lado o hasta ser efímeras, hallamos tradiciones ya bicentenarias como la devoción al Santo Cristo, la Virgen Dolorosa o el Nazareno, entre otras. Estas manifestaciones, de fe profunda, están tan arraigadas que se han transmitido entre padres, hijos y nietos.